Las promesas que no puedes comprender

23 de septiembre de 2007

Notas: La mayoria leereis esto sin interes. De arriba a abajo. Tampoco es que merezca mas. Lo que ocurre es que hay veces que necesito contarlo y que otros lo lean y se sientan identificados

-¡Ves! te dije que no serias nada en la vida

- Tu sí que no eres nada en la vida. Del curro a casa, de casa a la disco, y por medio unos cuantos rabos que chupar, ¿qué le vas a decir a tus hijos? ¿Qué curraste diez horas diarias para que ellos se murieran de hambre?

- Al menos tendré hijos

No podía mas, no la aguantaba. Desde la noche del accidente, se había vuelto irritable, irascible, pendona y cobarde. Ya no recordaba aquellos tiempos en que juntos odiábamos el mundo.

No sabía si en realidad era cosa mía. Siempre me ocurría. No podía evitar ser infiel, ellas no se enteraban, claro. Vivian en un oasis, en un autentico cielo donde ni podían sospechar de que en realidad cada noche dormía con una distinta. No podía evitarlo

De nuevo salí esa noche. Una conocida se me acerco, hablamos del pasado, me encendí un cigarro y acabamos en el portal con mis manos entre sus bragas. Al final me sentía mal, me despedía sin más, y volví a casa.

Ya eran trece los cortes en la muñeca. Uno por cada vez que me portaba mal

Pero se repetía la historia. Sentía miedo, no sabía decir que no. Se me acercaba otra mujer, y acababa cambiando su cabeza por la mía, y dejándome llevar.

En muchas ocasiones las buscaba yo. Me acercaba a ellas, las rodeaba con mis brazos, les hablaba a susurros. Me encantaba que se formara esa espesa neblina entre ambos. Ese olor a sexo. Llegado el momento, las besaba. Ellas se dejaban traspasar, sabiendo que a mí me esperaba alguien. Aunque no supieran quien era. Sabían de mis formas. Sabían de mí

Me ocultaba cada vez más, respetaba menos mis silencios. Dormía con más mujeres. Y cada vez sentía menos.

Entonces cargaba contra ella. Le decía que todo era distinto. Que ella no se abría. No me respetaba. Quería que alguien conociera mi engaño. Proclamara como en realidad era, y no lo que ella creía

Volvían los gritos

- ¿Para cuándo volveremos a ser "nosotros"? ¿No entiendes que esto es como mirarse al espejo cada día, y en vez de ver tú reflejo, ves sombras, líneas que suponen, nada que determina?

Si quereis leer sobre anoche, lo cuenta Se Friki y lo matiza acertadamente Dirtymente


2 comentarios:

cristina dijo...

Mucho, mucho ruido,
tanto, tanto ruido,
tanto ruido y al final...
por fin el fin.

Volodia dijo...

Ruido acomplejado,
ruido introvertido,
ruido del pasado,
descastado ruido.