Yo, superventas

12 de junio de 2008

Fui violada por mi padre a los ocho añitos mientras mi madre fotografiaba la escena y se masturbaba con ayuda de un vibrador. Azuzados por los hurras de mis progenitores, mis tres tíos me sodomizaron por turno al tiempo que mi propio hermano se orinaba en mi cuerpecillo maltrecho. Después de soportar un sinfín de vejámenes, logré huir a un centro de acogida de niños maltratados con la ilusión de empezar una nueva vida. Pero mi supuesto tutor resultó ser un pedófilo consumado y me sometía a diario a crueles suplicios: me amarraba a un potro de gimnasia y acallaba mis gritos con una mordaza de cuero. Acabé por escapar de sus garras y me refugié en un monasterio en la creencia pueril de arribar a buen puerto. ¡Pobrecilla de mí! El prior me arrastró a una cripta gótica y, en presencia de los demás monjes, no sé si cátaros, priscilianistas o alumbrados, se ensañó conmigo con mayor ferocidad que sus antecesores. Luego, él y los exorcistas que pretendían arrancarme el diablo del cuerpo filmaron la ceremonia para enviarla, según me dijeron, a un cardenal de la curia romana aficionado a hechicerías y ritos milenaristas. Un día conseguí burlar la vigilancia de mis custodios, resuelta a vivir al fin y a actuar por mi cuenta. Me prostituía en un bosque frecuentado por catadores de carne fresca hasta que un chulo me forzó a currar para él. Abusaba de mí y se apropiaba de mi dinero. Con la flaqueza propia de mi sexo, me enamoré de su sonrisa: soñaba que un día se retiraría del oficio y se casaría conmigo. Creía la dicha al alcance de la mano, pero la mafia me secuestró en el pinar de mis trabajos y penas. Eran cuatro, cuatro afganos barbudos que, para esclavizarme, me violaron y sujetaron a la barbarie de sus creencias. Trabajé en adelante en un club de alterne y, cuando me resignaba ya a su explotación y maltrato, una banda islamista rival, especializada en el tráfico de drogas y trata de blancas a fin de reunir fondos y comprar armas para sus atentados suicidas, irrumpió en el local a tiro limpio y lo cubrió de regueros de sangre y casquillos de bala. ¡Para qué seguir si esto es sólo el comienzo! Ahora, mi agente está negociando la venta de mi historia con los medios de comunicación y hay una verdadera arrebatiña para su adaptación cinematográfica y televisiva. Y no digo más hasta que inicie la campaña de promoción. Mi producto, dicen, está destinado a arrasar y situarse a la cabeza de los más vendidos del año. Me piden ya una segunda y tercera parte, y no lo duden: ¡la tendrán!

20 comentarios:

AlexMC dijo...

Esa chica no tiene enfermedades venereas o que? xD

Volodia dijo...

Todas las chicas tienen enfermedades venereas, hamijo.

Volodia dijo...

Mir, te vamos a enlazar. Que me ha dado alegria ver una entrada de tu blog

MCN dijo...

El siguiente es padres por la libertad.

Volodia dijo...

Joder, dame un poco de respiro. Que quiero caer bien a alguien

Volodia dijo...

Oh, si llego a ver antes cierta entrada no los meto

MCN dijo...

Qué entrada?

Volodia dijo...

Una fotologuera al maximo.
Oye¿quien de ellos es el novio de tu hermana?

MCN dijo...

El que se mete acá.

AlexMC dijo...

Ostias! si teneis un link a mi blog!
Estoy orgulloso xD

AlexMC dijo...

ya ves esa es to fotologuera, pero esq me salio asi xD

AlexMC dijo...

no soy novio de nadie!
comentarme el blog que esta para eso!

MCN dijo...

Se dice: comentadme, con d...
No tienes novia? Ni siquiera para rozarte un poco?
Siempre quedan las manuelas, y cuando te haces viejo las jenys.

Volodia dijo...

No le hagas caso Alex que este no folla ni pagando.

Tu percute, percute.

AlexMC dijo...

Pues comentadme con D si a mi me la sopla mientras lo hagais...
Yo percuto tranquilo!
¿Qué es una jeny? x)

MCN dijo...

No es nada en particular, pero me refería a las putas, por hacer el juego de palabras con dos nombres femeninos.

Anónimo dijo...

¡blog chat!

AlexMC dijo...

Que palomo el anonimo, a ti que mas te da como es este blog, ¿Acaso es el tuyo? Da la cara tonto!

klose dijo...

Ese es el epíritu!!!

Volodia dijo...

Joder, estoy emocionado. Como aprenden las nuevas generaciones